El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



sábado, 15 de abril de 2017

El año del pensamiento mágico, Joan Didion

Mi encuentro con Didion surgió leyendo el blog de U-topía. A partir de entonces, me llevé el título del libro en el bolsillo, en mi libreta, dispuesto a darme el nombre de la escritora en cualquier momento para solicitar el libro por encargo (por si no estuviera disponible en la tienda). Pensé, mejor ahora, antes de que surjan otras historias que me hagan no querer acercarme a él...porque a todo el mundo nos pasará...tendremos nuestro "año del pensamiento mágico". Cada quién a su modo.


Y así fue...me encontré con el libro, con quien lo escribe...y con la obra de teatro, que tuve la suerte que se representara cerca de casa.

Didion escribió este libro casi un año después de sufrir  la despedida de su mejor amigo; su marido. Sufrió uno de esos momentos que llamamos "de repente". Y de ese momento casi inimaginable se marchó su compañero de vida.... Mientras, su hija estaba ingresada en el Hospital. El libro relata los últimos momentos vividos, mediante feedbaks, ya que ella habla en el pasado...desde su presente. Donde ya cree estar a salvo de esos momentos fatídicos y donde ya es capaz de ver sus pensamientos en perspectiva... Los recuerdos se agolpan de un modo diferente, y su pluma al contarlo, nos hace revivir momentos nuestros con seres queridos. Pero el libro no es especialmente triste...o a mí no me lo pareció. Es un libro de supervivencia, de expresión de acontecimientos vividos y de un presente diferente. El dolor ante la perdida es inevitable...pero no es lo único que sucede.

Fui el mes pasado a ver la obra de teatro de Diddion. Sé que ella estuvo presente y colaboró en la obra que se representó hace ya unos años, con Vanessa Redgrave como única protagonista.
Al llegar me ofrecieron té, creí que me estaban tomando el pelo, pero no...fui arriba, a la zona donde tenía la reserva y también el té, hizo su aparición. Esos momentos son los que hacen que amemos tanto la vida...o por lo menos a mí me sucede. Los gestos gratuitos que surgen espontáneos y alegran el corazón de un modo especial.

Después me senté en el lugar que me correspondía...arriba, con solo cinco butacas más a mi lado, desde donde podíamos ver de maravilla el monólogo. Me despojé de mi bolsa de libros y miré hacia el frente. En el escenario solo una silla cómoda, tipo hamaca, una mesita  con libros y de fondo, un color azul que simulaba al mar...
La actriz, Jeannine Mestre aparece de pronto, como de la nada...y trata de ser Diddion. Viene acompañada de un gran fular, y de un libro en la mano...tal vez, ambos son herramientas sencillas de lo que nos viene a contar.

Fui al corral de comedias, para ver el drama de la vida, de lo que no queremos ver o sentir. Creemos que a nosotros no vendrá a visitarnos la muerte, pero Didion en esta especie de relato donde la realidad de conjuga con las emociones viscerales, con lo que no vemos de las personas que sufren,...nos acerca más aún a la crudeza de la vida...a lo inesperado, a la sorpresa que no queremos llevarnos.

El año del pensamiento mágico, está sacado de la necesidad antropológica del ser humano, de buscar una explicación personal a lo que sucede...es una especie de superstición. Didion lo explica muy bien cuando habla de los zapatos de su marido. De algún modo, no darlos era una opción a que él volviera y pudiera ponérselos de nuevo...o darse la vuelta en la cama, era como saber que él estaba aún ahí, tras ella, en lo invisible.
Realmente Didion necesitó de ese "pensamiento mágico" para llegar después a construir la realidad sin él...a vivir sin él, sin su compañero, amigo, amante, en fin...a generar nuevas costumbres, a mirar lo que no veía cuando estaba con él...

Lo que más me gusta del libro es como lo cuenta...es una conversación, con las palabras elegidas o transformadas en una emoción...Aunque pueda parecer triste su lectura, no cae en el victimismo....Es una voz alta, que se levanta para plantear lo necesarios que son los momentos y tiempos de letargo, a la vez que vivir la vida en la actividad que te dicta el instante presente...Luego, sin duda, vendrán los peores momentos, donde te encuentres contigo...pero también vendrán los de la calma, la tranquilidad, la paz (cuando no pensabas que podrías encontrarla) A ella le vale la imagen de un río...del río que miraba en la ventana del Hospital cuando la dieron la noticia peor de su vida...Y sin embargo, ver el río, la daba la calma necesaria. Dice que la geología fue su refugio. Saber que todo es movimiento, que las cosas no permanecen, como el agua que lleva ese río que miraba...es un dejar ir...

Me quedo con lo que no dice tanto...pero que subyace...estar a alerta a vivir el momento presente a disfrutar de quienes tenemos alrededor, porque no sabemos cuando se marcharán. Esto no es nada fácil...para nadie, y no despedirte de alguien a quien amas y significa tanto en tu mundo, hace que sea más difícil poner nombre a lo que te sucede...y necesites de ese tiempo.
Es curioso como quien primero la representó en el teatro, Redgrave, tuvo que sufrir muchas de esas despedidas inesperadas. 
Escribo esta entrada, mientras escucho a Joni Mitchell. De algún modo, me recuerda a Didion. 

Recorremos miles de vidas en una sola, y a veces...parece que todo se queda reducido a un pensamiento, a una palabra, a un gesto...y lo más importante es compartirlo. 

17 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hola María: hace poco saqué a préstamo de la biblioteca pública Requiem para una Burguesa, de Didion, editorial Grijalbo, 1977. El título original es A book of common Prayer. Es mi primera aproximación a esta autora a la que veía por todos lados.
    Mientras leía tu reseña me vino a la mente la novela de Joyce Carol Oates, Memorias de una viuda.
    Es extraño cómo logramos reparar nuestras pérdidas: geología, música, escritura...
    Me gustó el pasaje de tu estadía en el teatro, un té caído del cielo.
    Y me olvidaba de Mitchell, qué buenas canciones tiene.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mario, qué bien verte por aquí. Imagino los paisajes otoñales de Patagonia...¡¡qué bellos deben ser!! Tengo claro que algún día estaré allí...para quizá vislumbrar la Antártida.
      No conozco Requien para una burguesa, pero si adquirí hace poquito, "Según venga el juego", que escribió en los años sesenta. El modo de escribir de esta escritora es muy peculiar. No leí el de Oates, pero lo anoto...puede que también me guste.
      Cierto es que las perdidas tienen también su forma de transformarse...es como si lo que nos rodease tuviera otra forma y contexto dependiendo del momento en el que vivimos. Para ella fue la geología...y creo que también la Biblia en ciertos momentos...por ese concepto de que todo cambia y se transforma.
      Esperemos que lo que nos rodea sea un refugio cuando tengamos que asumir que la vida nos de un revés similar. Ella con este libro, quiere dejar claro, que nos pongamos como nos pongamos...las perdidas vendrán. Lo importante será como viajamos con ellas...
      Saludos grandes

      Eliminar
  3. Hola María, me quedo con el título del libro y su autora, pero me quedo en mi mente con esa experiencia por tí vivida al ir al teatro y saborear esa taza de té mientras escuchabas el monólogo. Ha de ser un libro realmente importante, en el que habrá mucho dolor, dado el momento concreto, pero también, mucha experiencia de vida y sentimientos necesarios. Me encantará leerlo. Un beso muy fuerte :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margarita,...las tazas de té son un envoltorio maravilloso para un regalo. Hay momentos sencillos, que parecen despertarnos, aunque lo que vayas a escuchar sea triste. Yo salí pletórica y muy en armonía con el mundo. El dolor forma parte de la vida...ella cuenta cómo le fue con él...como le va con él. Sufrió cosas que según transmite, ahora ya...es otra. Lo peor es lo que le pasó después de escribir este libro, sin embargo...no se quedó en la autocompasión mucho tiempo, sino que buscó herramientas para salir de ese lugar oscuro. Porque de algún modo, las personas que amamos, nos acompañan...las llevamos dentro...estando vivas también.
      Espero que lo disfrutes si lo lees...a mí me gustó muchísimo.
      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  4. Me ha gustado tu entrada. "todo es un dejar ir", como el río que la escritora contemplaba. Parece sencillo, pero a veces cuesta.
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dorcas. Dejar ir es un pensamiento que necesitamos escuchar, leer...y pronunciar de cuando en cuando. Desde luego, no es nada fácil. He leído el libro, sin haber sufrido perdidas tan importantes como la protagonista...no me quiero imaginar el dolor que se sentirá ante momentos de adversidad. Sin embargo, espero que pesar de todo, cuando suceda, pueda tener la humildad suficiente para que "ese año del pensamiento mágico" esté enfocado en salir de mí misma y no en el victimismo.
      Un abrazo grande, preciosa y buen día de libros

      Eliminar
  5. Me alegra mucho que te haya gustado El año del pensamiento mágico, es un libro que deja su huella, sus reflexiones en "carne viva" no dejan indiferente. Como bien dices no es un libre triste, es un libro que comparte lo que siente para sobrevivir a esos momentos de dureza extrema por los que tuvo que pasar la autora.

    Gracias por recordarme :)) Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Laura!! Fue gracias a ti como descubrí este libro y sin dudarlo fui a por él. No deja para nada indiferente...su lectura te transforma. Quizá porque es un libro interior y que ha sido madurado desde una vivencia personal. Imagino que abarcará su existencia y este libro también para quien lo escribe tiene su transcendencia.
      ¡Cómo no recordarte! Fuiste tú quien me llevaste a Didion y ahora...no creo que escape de ella...jajaja. Tengo más libros en mi mesita de noche esperándome. Me gusta mucho cómo escribe.
      Otro abrazo fuerte y feliz día de libros.

      Eliminar
  6. Descubrí hace muy pocos años a esta escritora, mi primer libro el título que nos comentas...no conozco la obra de teatro; me quedo con las ganas,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Franchi, la obra de teatro es sensacional...si te gustó el libro la obra creo que también. Ella colaboró directamente en su creación.
      Supongo que la obra volverá a los escenarios en algún momento.
      Un abrazo y feliz día de libros.

      Eliminar
  7. Este libro es muy especial para mí. Fue una lectura "junto a", intensa, bella y dolorosa a la vez. De los mejores libros sobre duelos que he leído. Tengo pendiente leer ahora "Noches azules" pero todavía no me atrevo.

    No sabía que había una versión teatral... ufff... supongo que ya Vanessa Redgrave no hace ninguna representación ya... pero sería formidable (me parece una actriz tan potente y atractiva)...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, recuerdo que escribiste también sobre él. Noches azules tiene que ser intenso...yo creo que me daré a otras lecturas antes de hincarle el diente. Se necesita espacio después de haber leído algo así.
      Me habría encantado, como a ti, ver a Vanessa Redgrave...quien también ha sufrido en su propia carne el dolor similar a Didion. Mestre, la actriz que vi representar la obra, también merece la pena.

      Otro abrazo grande y que disfrutes de lecturas en un día como hoy...lleno de libros por doquier.

      Eliminar
  8. No se nada de libros
    me gusta lo que escribes
    Sobre lo que tu lees

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras...tu nombre me gusta mucho...recomenzar siempre es importante...nos ofrece otras alternativas.
      Buen día de libros...o de lecturas...o de lo que te guste hacer.

      Eliminar
  9. Hola María.

    Supe de este interesante libro por nuestra amiga Ana Blasfuemia, después recogió el guante Laura (U-topia), y volví a leer sus impresiones. Así que encontrarlo en tu blog corrobora la idoneidad de su lectura para mí.

    Me gusta mucho esa idea de mitigar su dolor en la contemplación del río, en el fluir de ese agua que nunca vuelve...

    Me consta que alguien como tú, con esa sensibilidad que tienes para captar los matices, has hecho una rica lectura interior de este libro.

    Un abrazo, buen té y mejores libros :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco, si...leí sobre este libro antes en U-topía y fue allí donde decidí que este libro tendría que tener un momento en mi vida. Es más recomendable su lectura de lo que parece en un primer momento. Además...nombra otros libros, que para mí son importantes...como "una pena en observación", de Lewis, o sus propios guiones de películas (no desvelo nada, por si terminas leyéndolo).
      A mí también me gusta ver que el dolor busca sus refugios y sus formas de salida...Estar atentos a lo que nos reconforta es importante para salir de ese proceso. Para ella...la Geología...el movimiento...allí encontraba comprensión ante lo incomprensible de la vida. Por su puesto...se necesita de tiempo para el duelo...supongo que fue su año de pensamiento mágico y sus noches azules...su otro libro que debe ser aún más duro...
      Gracias por tus palabras...otro abrazo y mucho más té verde, libros, naturaleza, familia...en fin...de todo lo que haga sonreír la existencia.

      Eliminar